CHACO: FRUTAS Y VERDURAS: CUANDO COMPRAR CUESTA CADA VEZ MAS

 Una sandía se cobra hasta mil pesos. “Hasta cinco veces más caras en el su­permercado que en el campo”, asegu­ran consumidores de Sáenz Peña.

‘No es lo mismo comprarle al productor del campo que nos trae una bolsa grande por 500 pesos con todos los productos que ir al supermercado‘, dice Johana Martínez, una joven profesional del medio que asegura que con lo que pasa en la economía del país, se dedicó a observar los precios de manera minuciosa en distintos lugares, antes de hacer compras.

‘Frutas y verduras, hasta cinco veces más caras en el supermercado que en el campo‘, dice Agustín Alegre, un albañil del Barrio San Martín. Los consumidores de Sáenz Peña, no dudan en decirles a los cronistas de NORTE que ‘los precios tan altos de los supermercados hacen que no se pueda acceder a productos básicos de frutas y hortalizas‘.

Sebastián Romero, dice como ejemplo que el kilogramo de las primeras sandias se paga a 150 pesos, y se puede llegar a abonar por una sandía entera hasta mil pesos.

La diferencia entre el precio que abona el consumidor y el valor que se le paga al productor viene creciendo durante los últimos meses, sobre todo en la cuarentena que la gente no puede trasladarse hasta otras localidades con la intención de realizar las compras para abaratar los costos, de algunas verduras sobre todo.

Los casos más abusivos en los precios se corroborar que es en los cítricos, el ajo, pimiento y el choclo, entre los más caros, y son estos artículos a los que se los considera de consumo de primera necesidad.

CONSUMIDORES MOLESTOS

Las quejas de parte de algunos consumidores no se hicieron esperar a la hora de recabar opiniones sobre los precios que se fueron dando desde el inicio de la cuarentena por coronavirus. Lo más llamativo, dijo Amelia Santoro, del Barrio Puigbó, es que los precios siguen variando no puede ser que todos los días tengamos que pagar unos pesos de más la mayoría de las frutas y verduras, afirmo la mujer mientras se disponía a realizar las compras.

Pero lo que más objetó la vecina, fue que esos mismos precios que se incrementaron en una semana hasta casi el doble para algunas frutas o verduras, a la siguiente semana las venden a la mitad del costo, comento. Por lo que consideró que ‘ en esta ciudad no hay un control para nada, estamos a la buena de Dios, aquí los controles municipales no existen por lo visto‘, lamento.

frutas.jpg

Miguel Toledo, un mecánico de motos dijo que todos los días llevas las frutas a su casa a la salida del trabajo, dijo que el precio de los últimos meses es un desmanejo total por parte de los comerciantes, hacen lo que quieren, agrego el vecino.

No puede ser, que uno para poder llevar a casa para que los hijos puedan comer una fruta, y que se tenga que esperar que esa misma fruta baje de precio cuando ya está a punto de pasarse, por no decir casi a punto de pudrirse, es muy triste esto que estamos pasando, reprocho.

SÓLO PARA SOLVENTES

En la recorrida por algunos puestos de verduras, solo en un par de ellos se pudieron ver las primeras sandias que comenzaron a llegar a la ciudad, lógicamente las mismas procedentes de la provincia de Misiones y de Brasil, según confirmaron los mismos vendedores.

Pero el precio al que se puede llegar a pagar por una sandía completa oscila entre los 800 a 1.000 pesos. Mientras que el kilogramo se la vende a 150 pesos, y solo es una fina tajada que no podría apetecer más de una persona.

“Imposible comprar una sandía, esto es solo para gente muy solvente económicamente‘, dijo Andrea Peralta, una docente de una escuela primarias

Fuente: Diario Norte.-