AAPRESID RECLAMO «POLÍTICAS PUBLICAS CLARAS, CRITERIOSAS Y ESTABLES»

El presidente de la entidad, David Roggero, consideró que eso es necesario para que los productores puedan tomar “buenas decisiones”

“Para tomar buenas decisiones necesitamos políticas públicas claras, criteriosas y, sobre todo, estables. Los ciclos biológicos no se adaptan fácilmente a cambios drásticos de rumbo. El nuevo paradigma de la agricultura Siempre Verde se basa en proyecciones a largo plazo para poder mostrar resultados acordes a los buscados”, aseguró el presidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), David Roggero, en el acto de apertura del congreso de la entidad que se realiza en esta ciudad, con la particularidad de que en esta etapa de la pandemia el evento se lleva adelante de manera presencial para la mayoría de los expositores y virtual para el público.

Bajo el lema “Siempre vivo, siempre diverso”, la apertura del evento anual de Aapresid se realizó en una especie de estudio de TV que se montó en uno de los salones de Puerto Norte, en la ribera rosarina.

El fondo de una pantalla en la que se emitían imágenes del sector agropecuario sirvió como escenario para una presentación que, antes de los discursos, arrancó con la actuación de un grupo de música que se llama Delciel, que interpretaron con dos violines, flautas, sintetizadores y guitarras el tema Titanium de Sia. En las pantallas se veían centenares de asistentes que seguían el congreso alejados de ese set de TV.

Roggero describió las principales consignas por las que transitará este nuevo congreso de Aapresid, con el eje en el desarrollo productivo con el cuidado por el ambiente.

“Es importante el desafío de seguir investigando para poder llevar adelante acciones con nuestro suelo, conjugando el saber de lo empírico con lo científico. En la actualidad, estamos transitando un nuevo paradigma, que pone la mirada en el cuidado del suelo y en el ambiente, que denominamos agricultura Siempre Verde”, señaló el presidente de la entidad, que fue elegido en febrero pasado para tomar las riendas de Aapresid hasta 2023.

Roggero advirtió que “ese concepto se refiere a tener el mayor tiempo posible el suelo cubierto con cultivos o raíces vivas, y cuanto más diverso mejor. El mayor desafío es poder encontrar cuál es el mayor potencial de cada zona agroclimática. Estas cuestiones no sólo hay que mirarlas desde lo productivo sino también desde el punto de vista ambiental. Este nuevo paradigma de agricultura Siempre Verde nos llevará a amortiguar los efectos del cambio climático”.

El productor e ingeniero agrónomo, oriundo de Laboulaye, Córdoba, describió que por ese sendero “va la historia de una agricultura moderna para transitar hacia el camino virtuoso de una bioeconomía produciendo alimentos en cantidad y con calidad para una humanidad creciente, pero sobre todo teniendo en cuenta los aspectos ambiental y social que estén a la misma altura que lo económico”.

En su alocución, Roggero, quien estuvo acompañado del vicepresidente Marcelo Torres, sostuvo que “para tomar buenas decisiones se necesitan políticas públicas claras, criteriosas y sobre todo estables, porque los ciclos biológicos no se adaptan fácilmente a cambios drásticos de rumbo”.

Paradigma

“El nuevo paradigma de la agricultura Siempre Verde se basa en proyecciones a largo plazo para poder mostrar resultados acordes a los buscados”, afirmó y agregó que “es vital volver a generar la confianza entre el ámbito urbano y el rural. Nos interesa producir para satisfacer la demanda de los consumidores con el menor impacto ambiental promoviendo el desarrollo social y económico”.

En un breve discurso, que transitó por un tono protocolar, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, destacó el rol de la “articulación público y privada para lograr el objetivo de generar sustentabilidad” en el sector agropecuario. Contó que ese fue uno de los ejes principales de una cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) donde se debatió sobre “la necesidad de producir alimentos con una mirada sustentable”.

A su turno, el ministro de la Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna, alertó que iba a usar un término “campero” cuando advirtió que la agricultura y la ganadería “necesitan de una vuelta de rosca”. Sostuvo que cuando se toman decisiones “hay que tener en cuenta los ciclos biológicos que son a mediano y largo plazo”. Afirmó que “es necesario un crecimiento con un desarrollo que generen transformaciones tanto en el empleo y en la necesidad de generar arraigo en el campo”.

Costamagna, quien además de ministro es productor ganadero, señaló que una apuesta del gobierno de Omar Perotti en ese sentido es el programa Carnes Santafesinas 2030, que se lanzó ayer en el norte de la provincia. “Con este programa apuntamos al crecimiento sustentable y equilibrado, la generación de empleo, agregado de valor y nuevas tecnologías, el abastecimiento del mercado interno y políticas y estrategias exportadoras. Partimos del objetivo de producir 300.000 terneros más en la provincia, acompañado con la capacitación, la incorporación de tecnología y la organización de los productores”, indicó.

Por:Germán de los Santos.-

LA NACION.-