AL FINAL EN SANTA ELENA HUBO MAS POLICÍA QUE PRODUCTORES Y MILITANTES DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

Otra cobertura en cómodos tuits. Bichos de Campo estuvo en el acceso al establecimiento Casa Nueva de Santa Elena, que históricamente pertenecía a la familia del ex ministro Luis Miguel Etchevehere, pero desde hace once días está ocupado por Dolores, la hermana menor de ese poderoso clan de Entre Ríos, y cerca de un centenar de militantes del Proyecto Artigas, uno de cuyos referentes es Juan Grabois.

Los ánimos estaban caldeados a media tarde, porque en la tranquera del campo acampa la familia Etchevehere y muchos productores temerosos de que esta sea una avanzada contra la propiedad privada, pero desde las 16 se esperaba la presencia de militantes de los movimientos sociales que apoyan esta toma y el nacimiento en el lugar de una colonia agroecológica. Grabois estuvo al frente de una numerosa marcha frente a la Sociedad Rural de Palermo. Pero se esperaban que llegaran muchos de los suyos hasta el norte de Entre Ríos.

Por fortuna, desde el mediodía hubo un gran despliegue de la Policía provincial en el lugar, y las cosas no pasaron a mayores. Todo terminó sin incidentes ni violencia, más allá del odio mutuo que destilan ambos sectores en las consignas y en las declaraciones. Que oligarcas versus pueblo. Que estancieros frente a pequeños campesinos. Que vagos con sueldo del Estado versus a sufridos productores atribulados de impuestos.

Finalmente la gran cantidad de efectivos policiales desplegados en el lugar superó con creces tanto la cantidad  de productores como la de activistas apoyando el Proyecto Artigas, que no fueron más de 150 personas. Unos y otros estuvieron separados por unos 300 metros de distancia y un alambrado policíaco infranqueable y seguramente costosísimo.

Bichos de Campo.-