CAMIONEROS, LOS GRANDES PERDEDORES DEL PARO PORTUARIO

El Puerto de Bahía Blanca el número de vehículos se redujo en un 80% pasando de 8.722 a 1.710 unidades durante el paro.

Desde el 9 de diciembre se intensificaron las medidas de fuerza adoptadas por la Unión Recibidores de Granos y Anexos (Urgara), la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines (Ftciodyara) y el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (Soea), llevando a cabo un cese completo de actividades en los puertos cerealeros del país, que se mantiene hasta la fecha. 

Esta situación, que afectó el normal desarrollo de las actividades portuarias, interrumpiendo el ingreso de divisas al país, posee repercusiones negativas en toda la cadena agroindustrial, siendo el eslabón de los productores uno de los más perjudicados; sobre todo si se tiene en cuenta que nos encontramos en plena cosecha de los cultivos de fina: trigo y cebada. Además, no solo deben tenerse presentes las consecuencias financieras (y vinculadas a la cadena de pagos), sino principalmente, los problemas logísticos que esta situación genera y que podrían agravarse en los próximos días de no resolverse el conflicto.

El Puerto de Bahía Blanca no resulta ajeno a esta situación. Al comparar la descarga de camiones entre el 9 y el 24 de diciembre del corriente, con igual período del año anterior, se observa que el número de vehículos se redujo en un 80% aproximadamente, pasando de 8.722 a 1.710. Suponiendo que el movimiento de camiones en diciembre de 2020 fuese igual al registrado en el mismo periodo de 2019, la caída antes mencionada estaría en el orden de las 210.000 Tn. Los principales cultivos afectados fueron trigo, cebada y maíz.

La situación anterior se replica en el caso de la descarga de vagones en el puerto local, que en el periodo analizado, es de solamente 135 unidades (vs. 4.079 de 2019).

Por otro lado, las medidas adoptadas afectan la carga/completamiento de buques, demorando dichas labores o impidiendo directamente las mismas. En el período bajo análisis se embarcaron 125.401 Tn, un 75% menos que a igual periodo del año anterior. Además, el número de buques en fondeadero en el puerto de Bahía Blanca asciende a 4, mientras que otros 3 se encuentran amarrados, a la espera de ser cargados. En total, estas embarcaciones deberían cargar/completar 191.900 Tn, equivalentes a un valor aproximado de 54 M U$S.

Cabe remarcar que estas medidas de fuerza se dan en un contexto climático desfavorable que afectó a muchas regiones del país durante la campaña fina 2020/21. Sin embargo, el impacto de la sequía en la región de influencia de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca fue menor, e incluso se proyectan incrementos interanuales del 51% y 32% para el trigo y la cebada, respectivamente. Es preciso recordar que el ciclo 2019/20 en nuestra región presentó caídas en la producción del orden del 40%. De continuar este conflicto gremial, el mayor volumen productivo regional podría agravar aún más los problemas logísticos.