CHACO: SOSTIENEN QUE EL INTENTO POR REFORMAR LA LEY DE BOSQUES «NO DEBE SER ANTOJADIZO NI APRESURADA»

Para el productor forestal y ex titular de la Dirección de Bosques del Chaco, Miguel Angel López, la necesidad de cuidar el medio ambiente “ha calado muy hondo en el productor agropecuario y han cambiado los conceptos que se tenían”, por lo que “podemos decir que la producción agropecuaria y la conservación del bosque es una realidad”.22 de Septiembre, 2020

En los últimos días a través de las redes el periodista en temas ambientales Sergio Elguezabal anticipó un proyecto de ley que se encuentra preparando el Poder Ejecutivo Nacional que reforma la ley de bosques, entre otras, cuestiones se “eliminaría” la categoría verde del ordenamiento territorial que prevé en la actualidad la ejecución de proyectos de cambio de uso de suelo.

EL PROYECTO

La iniciativa oficial se trataría de una reforma que consista en eliminar la zona verde del ordenamiento territorial que lo prevé la ley nacional 26331 a cambio que las provincias acepten la propuesta a cambio de una reformulación del fondo de bosques.

“En la actualidad el fondo nacional de bosques de la ley 26331 se distribuye en las 24 provincias. Estos recursos que según la norma debiera ser como mínimo del 3% del presupuesto (unos 15 mil millones de pesos aproximadamente”, dice el ingeniero López.

La intención oficial es que las provincias cedan sus posibilidades de ampliar su capacidad agrícola a cambio de más presupuesto en el fondo, aclaró.

FONDO DE BOSQUES INSUFICIENTES

Una de las preguntas que nos obligamos hacer es porque el proyecto oficial pretende constituir un fondo que desde el 2007 debería haberse conformado y nunca se lo hizo. Los recursos del fondo nacional desde 2016 al 2020, se constituyeron a nivel nacional alrededor de 500 millones de pesos cada año, para distribuir entre 24 jurisdicciones provinciales. Esto significa según ONGs, menos del 10% de lo que la ley 26331 ordena. Incluso, en años anteriores ese porcentaje fue aún menor.

MENOS DEFORESTACIÓN EN EL NORTE ARGENTINO

Pese a recursos insuficientes del fondo la deforestación disminuyó notablemente. A nivel país un informe nacional -que sustenta la decisión de reforma de la ley de bosques- detalló que en el año 2018 se registró más de un 50% menos de deforestación de lo que sucedió en el año 2007.

lopez-bosques.jpg

López hizo referencia a que Marcelo Naval, especialista forestal del INTA en Santiago del Estero, en el mes de mayo explicó en NORTE RURAL que “se pueden observar claramente tendencias opuestas. El financiamiento de la Ley de Bosques nunca alcanzó el mínimo del 0,3% del presupuesto nacional y el déficit de financiamiento respecto a este umbral ha sido constantemente creciente, llegando en 2019 a un déficit cercano a los $12.000 millones.  En este año, el presupuesto de la Ley de bosques fue de tan solo el 5% de lo que debería ser. Por su parte, el desmonte en la región chaqueña (que es la que concentra más del 80% de los bosques del país), ha sido notablemente decreciente a lo largo de la serie considerada. De valores que rondaban las 400.000 ha anuales al momento de la sanción de la Ley de Bosques Nativos, en 2019 se desmontaron cerca de 80.000 ha, un 20% de lo que se desmontaba en 2007”.

LA PRODUCCIÓN AGROPECUARIA Y LA CONSERVACIÓN DEL BOSQUE ES UNA REALIDAD

El ordenamiento territorial del chaco sancionado en 2009 previó un sistema de regulación que apunta a 3 aspectos fundamentales: -aprobó las categorías de conservación (rojo, amarillo y verde) un proceso de actualización que permita la revisión de estas categorías; -se definieron las actividades que se pueden realizar en cada una de las categorías de conservación previendo la previendo la posibilidad de garantizar el trabajo de la ganadería, agricultura y la producción forestal; -se exige que cada predio se mantenga obligatoriamente un porcentaje preestablecido de bosques nativos a los fines de garantizar la perdurabilidad del recurso forestal; -un sistema de gestión de evaluación y aprobación de planes que prevé una consulta o audiencia pública previa

UN PROYECTO DE LEY APRESURADO

La ley de bosques, de humedales y cualquier norma que se vincule o pueda incidir en el desarrollo social, productivo, industrial y económico de una provincia, o una región no debe ser interpretado de manera aislada a un área del gobierno nacional, que puede tener un interés sectorial a los temas de su competencia.

Sostiene López que un proyecto que incida en cuestiones que exceden a lo forestal, deben primero tener una intervención de las áreas involucradas en el gobierno nacional y provincial, como lo son las áreas de producción, industria y desarrollo social.

En segundo lugar, esta iniciativa debe necesariamente transitar un proceso de consulta ciudadana con el sector productivo y de las organizaciones no gubernamentales, que expresen su opinión y se acredite fehacientemente el derecho de participación social en temas ambientales que demanda la propia ley general del ambiente (25675) y el acuerdo de Escazú, suscripto por la República Argentina.