CIARA RECLAMA A LOS GREMIOS QUE REGRESEN A LA MESA DE NEGOCIACIÓN: «CADA HORA Y DÍA DE PRODUCCIÓN QUE SE PIERDE NO SE RECUPERA»

Los representantes de la industria aceitera argentina solicitaron a los gremios que regresen a la mesa de negociación “con propuestas acordes con la realidad del país” para desactivar las medidas de fuerzas que complicaron al principal sector generador de divisas del país.

Los dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros del Departamento San Lorenzo (SOEA) llevan este sábado la tercera jornada de paro, razón por la cual hoy no hubo ingresos de camiones cargados con soja o girasol en las fábricas aceiteras localizadas en la zona de influencia de Rosario. Apenas llegaron unos pocos camiones con trigo y maíz a las terminales portuarias de ACA en San Lorenzo y Timbúes y de AGD en Timbúes.

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) expresó –por medio de un comunicado– su preocupación por las medidas de fuerza que están implementando los gremios en estos días al “retirarse de la mesa de negociaciones de la que forma parte el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Nación, ya que generan serias contingencias en el normal funcionamiento de las plantas de molienda, con riesgo de seguridad para todos los trabajadores, además de riesgos ambientales y daños a las instalaciones que representan la propia fuente de trabajo de la comunidad aceitera”.

“Esas medidas imprevistas exceden el legítimo ejercicio del derecho a huelga, al impedir el ingreso de personal jerárquico y personal de seguridad, abandonando las plantas en actitudes temerarias que amenazan salud, equipos industriales y cuidados ambientales. Las guardias mínimas tampoco se están garantizando plenamente, lo que varía de planta en planta”, alertaron.

“CIARA ha propuesto a los sindicatos ajustar los salarios por inflación según INDEC hasta agosto de 2021, mes a mes, lo que garantiza que ningún trabajador pierda poder adquisitivo. Adicionalmente, se propuso otorgar a todos los trabajadores un bono fijo anual (para todos, sin diferenciar los que hayan realizado tareas durante la pandemia) y una parte variable adicional para aquellos que prestaron tareas efectivas”, apuntó

La propuesta de bono anual realizada por CIARA consiste en una suma de 60.000 pesos (promedio de las diferentes categorías) + 15.000 pesos para aquellos que trabajaron durante el período de aislamiento social obligatorio. La propuesta fue rechazada por los representantes de SOEA al considerarla insuficiente.

“Las propuestas de ajustes realizadas por los gremios exceden ampliamente la inflación y no responden a la realidad económica en la que todos los actores de la economía del país están involucrados en estos momentos”, apuntó CIARA.

La entidad aceitera señaló que las medidas de fuerza ponen en riesgo la producción para consumo interno así como la exportación clave del país (la harina de soja es el primer producto argentino de venta al exterior).

“CIARA advierte que cada hora y día de producción que se pierden, no se recupera, se reducen exportaciones y por lo tanto el ingreso de divisas que necesita toda la sociedad argentina para atender las urgencias existentes. Esas pérdidas, en tanto, las ganan otras fábricas en algún otro país del mundo mientras la Argentina contempla como su principal industria se reduce día a día”, concluyó.

Fuente: Bichos de Campo.-