EN EL INTA ESTÁN CONVENCIDOS QUE LA CAÑA DE AZÚCAR ES EL FUTURO

Desde la entidad analizaron los desafíos que plantea para el sector la realización del Congreso de la Sociedad Internacional de Técnicos de la Caña de Azúcar.

El jefe del Grupo Caña de Azúcar del INTA Famaillá y responsable del Área Mejoramiento Genético, ingeniero Arturo Felipe, analizó la trascendencia y los desafíos que plantea para el sector la realización en Tucumán del XXX Congreso de la Sociedad Internacional de Técnicos de la Caña de Azúcar (Issct) que concluye hoy entre Salta y Jujuy.

– ¿Qué reflexión le merece?

– Es muy importantísimo, es un hito para Tucumán y la Argentina, que un congreso mundial de esta envergadura se haga en el país y la provincia, y teniendo en cuenta que en Tucumán se instaló la primera industria pesada del país y de América latina: la industria azucarera. Nos visitan las mentes más brillantes del mundo azucarero, lo que nos posibilita interactuar con cualquiera de ellos y conocer sus opiniones sobre nuestra actividad.

También nos permite tener un pantallazo general sobre cómo nos mira el mundo, porque la caña de azúcar es el cultivo del futuro: no compite con los alimentos y es amigable con el ambiente, produce energía y muchos productos y subproductos. Por eso, este Congreso nos abre la cabeza para ver adónde y en qué están trabajando en el mundo.

– ¿Cuál es la visión que tienen desde el INTA sobre el presente y futuro de este cultivo?

– Para nosotros, en el INTA, la caña de azúcar es un cultivo más. Tenemos varios e importantes representantes en distintas áreas de las especialidades que se debaten en este Congreso; tenemos presencia en las comisiones en los temas que preocupan al sector cañero de Tucumán. Tenemos equipos pequeños de trabajo, pero buenos. Estamos avanzando en la dirección correcta. Por ejemplo, estamos trabajando con gente del Cirad en Montpellier (Francia), sobre ecofisiología y cultivos de servicio, entre otros temas. En ecofisiología, por ejemplo, una investigadora nuestra está encarando su tesis doctoral en este tema. También trabajamos con otros investigadores en la Isla Reunión.

– ¿Qué líneas de investigación trabajan sobre caña de azúcar en el INTA Famaillá?

– En el XXX Congreso Issct 2019 presentamos posters sobre «roya naranja», que está en Argentina desde hace un par de años; estamos trabajando con variedades resistentes. También tenemos presencia en proyectos de mejora, como en mutagénesis, por ejemplo; presentamos trabajos sobre reproducción in vitro y ajustando sobre el uso de variedades del INTA. 

También presentamos un Análisis sobre la Microbiota del Suelo en ambientes con rotación con caña o en caña sobre caña. También trabajamos sobre herbicidas y sobre las respuestas que ofrece el suelo luego de ser tratado con vinaza. También investigamos en mejoramiento clásico de caña y en las nuevas variedades. Y por supuesto trabajamos en los sistemas de labranza reducida, en un proyecto conjunto con el INTA Castelar.

– ¿Necesitan mucha inversión en capital y recursos humanos para avanzar con sus investigaciones?

– Sin dudas que las inversiones siempre resultan pocas, pero los equipos profesionales con los que hoy trabajamos nos alcanzan para nuestras investigaciones. El Presupuesto es un tema a tener en cuenta siempre en la Argentina; queremos que mejore porque llevamos parados casi un año.

– ¿El azúcar es el futuro?

– Claro que sí, estoy convencido. Es un cultivo energético y positivo; su ciclo de vida, respecto del maíz, es más favorable, además son menores los costos en consumo de combustibles.

El maíz es muy importante como alimento, pero de la caña se obtienen azúcar y etanol, además de que es un cultivo más eficiente que el maíz en cuanto al secuestro de carbono «C» del ambiente. La caña de azúcar es un cultivo muy importante; deberíamos seguir desarrollándolo.

Fuente: La Gaceta de Tucumán

About Juan Barrios