TRAS LA CRISIS DEL GASOIL, LA INDUSTRIA PIDE REGLAS CLARAS PARA EL MEDIANO PLAZO

0 0
Read Time:7 Minute, 40 Second

Con el incremento temporal del corte obligatorio para el biodiésel, las pymes y las empresas grandes destacan que puede utilizarse un porcentaje mayor para aprovechar la capacidad instalada.

La industria de los biocombustibles y, en especial la del biodiesel, festejó la decisión del Gobierno nacional de aumentar el corte obligatorio de gasoil para paliar el desabastecimiento existente. Había sido el propio kirchnerismo el que sancionó hace un año la ley que bajó de 10% a 5% el corte con biodiésel en el gasoil y mantuvo en 12% el del bioetanol para nafta (6% para caña y 6% para maíz). Ahora, urgido por los reclamos, llevó el primero a 12,5% (las pymes abastecerán hasta 7,5% y hay cinco puntos extra para todas las proveedoras).

Cada uno por ciento de alza del corte de biodiesel representa unos 11.000 metros cúbicos mensuales; el sector está en condiciones -según sus referentes- de abastecer hasta una mezcla del 20%. Claramente, las empresas están aumentando su dinámica de operaciones, aunque el ajuste de las instalaciones lleva “algún tiempo”.

Según fuentes consultadas por La Nacion, las Pymes esperan utilizar el 70% de su capacidad instalada; es que las empresas comprendidas por la ley 27.640 podrían ampliar el abastecimiento “arriba del 10%”. Tres referentes del sector coincidieron en que, como la resolución de suba del corte permitió a las cerealeras participar del mercado interno, hay algunas que envían menos aceite de soja a las más chicas. Desde esas compañías, rechazaron esa versión.

La consultora Verónica Geese señala que la industria Pyme está “mejor” pero advierte que quedó “muy golpeada” después de un largo período trabajando a media máquina. “Varias no pudieron resistir la baja del corte de biodiésel”. A su criterio no es claro que, a futuro, haya “una mirada diferente”.

“No tengo esperanzas de que haya una visión positiva -agrega-. Lo que hicieron antes muestra que los bios no forman parte de su mirada de largo plazo”. Como muestra, indica que en el último borrador del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático, no aparecen. La clave para mantener el fomento a los biocombustibles es, precisamente, descarbonizar la economía, una exigencia que también corre para el comercio exterior que reclama producciones amigables con el medioambiente.

El director ejecutivo de la Asociación Argentina Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina, insiste en que la suba del corte fue un reconocimiento implícito del error cometido al bajarlo por ley. Su expectativa es que avance el proyecto presentado en Diputados por los bloques Córdoba Federal e Identidad Bonaerense, que lleva la mezcla al 20%. “La industria, por supuesto, se ha dinamizado desde el 16 de junio cuando subió la proporción -describe-. Coincide con que bajó mucho el precio del aceite, con lo cual la venta del biodiesel libre es competitiva frente al gasoil importado”.

Subraya que la capacidad de producción de la industria de biodiésel de 3,9 millones de toneladas por año está “intacta”. Para Molina este año, los exportadores tendrán un excedente porque “difícilmente” alcancen a cubrir la cuota de 1,2 millones acordada con la Unión Europea.

Mejor panorama

Desde la Cámara Panamericana de Biocombustibles Avanzados, su presidente Axel Boerr estima que este mes será el mejor de los “últimos cinco años” para los productores de biodiésel: “Veníamos de tiempos complicados; el año pasado operamos tres meses; el 2021, seis y el 2020, nueve. Estábamos cada vez más muertos”. Le inquieta que la ley nacional todavía no está reglamentada, “por lo que siempre queda espacio para decisiones arbitrarias”.

“Para producir se necesita precio y volumen. Estábamos entre 2.500 y 3.000 toneladas de metros cúbicos por mes y ahora creció la mitad -añade-. En lo que hace al sendero de precios tenemos dos meses más acordados; si la tendencia se mantiene hasta fin de año, estamos en valores que pagan el costo real de producir biodiesel”.

Respecto al volumen, sostiene que debería rediscutirse a qué gasoil hace referencia la ley cuando menciona la “totalidad” ya que, en los hechos, no se contabiliza el que usa Cammesa (administradora del mercado eléctrico mayorista).

Juan Manuel Ritacco, CEO de Grupo Bahía Energía (GBE), califica de “muy buena noticia” en el “corto plazo” el aumento de la mezcla porque ayudará a resolver la escasez de gasoil “con recursos naturales y capacidad ya instalada”. Para el largo plazo, indica que el país debe “profundizar la discusión sobre la generación de energías más limpias, tal como lo está haciendo el mundo, con base en los acuerdos de París para reducir emisiones y mitigar los efectos negativos del cambio climático y calentamiento global”.

“Nuestra perspectiva a largo plazo es que se amplíe la participación de los biocombustibles, tanto para reducir la dependencia de las importaciones como para ampliar las operaciones de la industria, aprovechando la capacidad instalada e incentivando nuevas inversiones en línea con los desafíos de un cambio en la matriz energética que el mundo ya ha comenzado”, enuncia.

En este contexto, Luis Zubizarreta presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles, afirma que las ventas del productor que “ya eran bajas, están más bajas. Está costando mucho comprar, originar”. A su entender, esta suba del corte -que se definió por un plazo- debería sostenerse. Ratifica que no hay inconvenientes técnicos para cubrir 15% o hasta 20% de mezcla.

El planteo es que se permita a las petroleras, “a discreción, sin imponerle nada”, que compren más biodiésel. “Debería existir la posibilidad de optar por el biodiesel nacional, que lo puedan hacer si los precios son competitivos. Pedimos que nos dejen competir y, cuando estemos mejor, seguramente venderemos y, cuando no, comprarán a otros. Proponemos que todos los jugadores compitan”, indica.

El biodiesel es un combustible que puede remplazar al gasoil y tiene una particularidad; es que proviene del aceite vegetal, mientras que el gasoil proviene del petróleo. Es un producto renovable, es la energía solar transformada en combustible, ambientalmente más beneficioso. El impacto en el medio ambiente es menor que el gasoil. Según Zubizarreta nuestro país cuenta con la materia prima disponible, con capacidad para sustituir la importación de más de un millón de toneladas de gasoil con un producto 100% de fabricación nacional, como es el biodiesel de soja.

En el caso del bioetanol de maíz -el de caña de azúcar se está entregando por debajo del corte legislado porque los ingenios no tienen stock- Patrick Adam, director ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz, grafica que la capacidad productiva del sector es de 870.000 m3/año, equivalente a “más de ocho puntos del corte con las naftas”. En esa línea, enfatiza que se importan naftas “a pérdida, dilapidando divisas del Banco Central. Habría que sustituir esas importaciones, usando el bioetanol argentino, que da sustentabilidad y empleo federal, además de tener un precio competitivo”.

Desde Bio4, Manuel Ron, coincide con el análisis y adelanta que la empresa lleva adelante un programa para ampliar en 50% el volumen de producción: “Hace falta más certidumbre para nuevas plantas, ya que una cosa es un incremento de capacidad instalada y otra, una inversión desde cero”.

Víctor Accastello, sub gerente general de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y gerente de planta de ACA Bio, se suma a los planteos de que la producción de bioetanol de maíz puede abastecer más del 6% de corte legislado. “El tope lo pone la restricción fijada; cada empresa entrega lo que nos asignan; del sobrante una parte va a la exportación y otra a la industria”. En Villa María, con una capacidad de 272.000 m3/año, la planta está trabajando a pleno; exportan a Chile y a la Unión Europea como “etanol sustentable” (cumplen con el parámetro de un ahorro de emisiones mayor al 70% respecto a la huella de carbono de la nafta).

Etanol

La producción de etanol en base a maíz se incrementa anualmente; en abril último se registró un récord de 202.500 metros cúbicos. La industria, según un trabajo de la Bolsa de Cereales de Córdoba, permitió al país la industrialización de 10,6 millones de toneladas de maíz desde 2013, a pesar de que la “poca flexibilidad del precio” del litro de etanol en el mercado interno “ha jugado en contra ante los incrementos del precio internacional del cereal”.

El informe repasa que la producción nacional de maíz fue de entre 56 y 60 millones de toneladas en las últimas campañas, con una proyección de 57 millones para el ciclo actual. En Córdoba el cambio fue aún mayor, se duplicó en los últimos años, con un pico de 23,7 millones de toneladas en la campaña 2020/21 (39,2% del total nacional).

De las ventas de etanol de 2021, 52% fue elaborado en base a maíz y, el resto, con caña de azúcar. Córdoba produjo el 80% del etanol en base a maíz vendido para el corte de naftas, lo que representaría 42% de las ventas totales del biocombustible.

Por:Gabriela Origlia.-

LA NACION.-

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.