EN EL CAMPO RECHAZAN EL NUEVO CEPO QUE IMPUSO EL BANCO CENTRAL PARA ACCEDER AL MERCADO DE CAMBIOS.

0 0
Read Time:6 Minute, 22 Second

Tras la medida del BCRA contra las empresas del agro, ruralistas y especialistas en el sector se quejaron por “falta de previsibilidad” y reclamaron “reglas claras y justas”

Luego de que el Banco Central (BCRA) prohibiera la compra de dólares a las empresas que operaron con el esquema del “dólar soja”, en el sector aseguran que “las liquidaciones que vendrán en los próximos días van a ser chicas” y se quejaron por la “falta de previsibilidad”. El objetivo del Gobierno es frenar la presión existente sobre las cotizaciones libres -CCL y MEP- por la emisión de pesos a la que se ve obligado con el esquema anunciado por el ministro de Economía, Sergio Massa, para acelerar la liquidación de divisas del campo en este mes.

“Lo que han logrado es que el campo liquide menos soja, ya que no está seguro de las intenciones que tiene el Gobierno para con cada productor. Las liquidaciones que van a venir en los próximos días van a ser muy puntuales, mucho más chicas que las vistas en la primera semana”, explicó el analista económico y de mercados, Salvador Di Stefano.

La Comunicación del Central, que fue corregida pasadas las 23 de ayer, no incluye a “las personas humanas” de la prohibición del acceso al mercado oficial de cambios. Además, el directivo de Ciara aclaró que el volumen de ventas de personas físicas es bastante reducido y limitado. “Se ha manoseado mucho el tema del dólar soja, que salió para generar un beneficio al productor, que con ese dinero tenía dos caminos. El primero era comprar dólar MEP, como recuento de valor y comprar insumos que cotizan al dólar oficial”, explicó.

El esquema del “dólar soja”, se trata de un programa de adhesión “voluntaria” por parte de los exportadores por el cual el valor de pizarra del grano, que hoy ronda los $53.000 la tonelada, pasará a más de $70.000, una mejora de más del 32%. Para los productores, en tanto, significará un tipo de cambio a $200, un salto de más del 37% sobre el valor actual oficial, que estará vigente hasta el 30 de este mes.

“Comenzó una interna brutal entre el Ministerio de Economía y el presidente del Banco Central, ahí el productor recibió dos agresiones, la primera tiene que ver con el corte de crédito o el encarecimiento del crédito para aquellas personas que tengan en stock más del 5% de soja de lo cosechado. Ahora aparece esta norma con la que prácticamente prohíben a toda la cadena a comprar dólares, ya sea acopio, cooperativas o corredores”, amplió el analista de mercados y recordó que el Banco Central entró en una lucha política con Sergio Massa, ya que comenzó a trabajar en la intervención de la intervención, detonándole al Ministro su debilitada relación con el campo.

Con esta medida, el BCRA prohíbe el acceso al mercado oficial de cambios a las empresas que se hicieron beneficiarias del “dólar soja” con el que esperan un ingreso de divisas US$5000 millones por la liquidación de la oleaginosa y subproductos. En la comunicación se especifica que la entidad que dirige Miguel Pesce estableció que esta disposición tendrá vigencia a partir del 20 de septiembre de 2022.

Por otra parte, advirtió Di Stefano que ha quedado una piedra en el zapato en el productor por la relación con el Gobierno y las reservas del BCRA que van a dejar de cruzarse. “El sector ya está harto de la intervención, y que día a día estemos leyendo la norma de la norma, que nos prohíbe hacer cosas, que después las terminamos haciendo igual, tomando camino que son más largos y más costosos para todos. Esto mella la confianza del productor y las liquidaciones de aquí a fin de año van a ser mucho más pequeñas”, resumió.

Para Horacio Salaverri, contador y presidente de Carbap, la génesis del problema pasa por entender que el esquema del llamado dólar soja “no es una medida clara para el sector agropecuario, sino que tiende solo a recuperar las reservas”. “No hay una mirada hacia sector, sumado lo sesgado de las resoluciones del Banco Central y el silencio cómplice o la falta de acción por parte del Gobierno. Una idea totalmente discriminatoria en principio castigar al productor de poder hacer algún tipo de inversión y que le está permitido a otras producciones”, dijo.

Recordó también la otra medida en contra del campo donde se hizo pública una resolución que encareció el financiamiento (equivalente a 120% de la última tasa de Política Monetaria) para aquellos productores de soja que conserven un stock de soja superior a 5% de su producción.

“Un parche contra parche porque claramente el direccionamiento de la medida no apunta al sector agropecuario. Por eso, aparecen todas estas incongruencias lamentables del Banco Central porque la verdad que una entidad como el BCRA saque una resolución y a las pocas horas emita cuatro líneas aclarando es vergonzoso desde el punto de vista técnico la manera en la que trabajan”, afirmó Salaverri.

La medida suma expresiones de rechazo

Dirigentes de la Mesa de Enlace también manifestaron su rechazo al cepo impuesto por el BCRA. Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) afirmo: “Nos preocupa mucho el cambio de medidas constantes y la falta de previsibilidad. Pedimos reglas no solo claras, sino también justas”

Para el ruralista se trata de una nueva medida del Banco Central en contra de los productores agropecuarios y del sector. “Antes los créditos, ahora un cepo para el mercado de cambios. Le pedimos al presidente de la Nación que interceda y nos deje trabajar eliminando estas normativas que le hacen mal a toda la economía”, expresó.

“Las restricciones que le imponen al campo no hacen más que restringir el desarrollo económico de un país que necesita dólares genuinos”, concluyó.

Por su parte, el presidente de Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni, dijo que “tristemente” no se sorprendió con la nueva resolución. “Una vez más se ve la toma de decisiones inconsulta de un gobierno que solo se mueve por la desesperación de hacerse de dólares, más allá de cualquier otro relato que esbocen”, señaló.

“Se difunde una medida de hecho consumado, sin haber informado previamente, como le hicieron a la gente que pidió mantener subsidios y luego se enteró de esto mismo”, agregó en ese sentido. Asimismo, indicó que “esto desnuda, que solo tienen un afán recaudatorio, perjudicando o desalentando a la producción de una manera u otra.”

En esa línea, el dirigente sostuvo que, al igual que lo habían manifestado cuando se informó el dólar soja, en el caso de la medida del BCRA no creen que “impacte en muchos federados de manera directa, pero estas marchas y contramarchas y estas políticas erráticas afectan la previsibilidad que necesitamos para trabajar, suben costos y generan más trabas”.

Por su parte, Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) afirmo: “Nos preocupa mucho el cambio de medidas constantes y la falta de previsibilidad. Pedimos reglas no solo claras, sino también justas”

Para el ruralista se trata de una nueva medida del Banco Central en contra de los productores agropecuarios y del sector. “Antes los créditos, ahora un cepo para el mercado de cambios. Le pedimos al presidente de la Nación que interceda y nos deje trabajar eliminando estas normativas que le hacen mal a toda la economía”, expresó.

“Las restricciones que le imponen al campo no hacen más que restringir el desarrollo económico de un país que necesita dólares genuinos”, concluyó.

LA NACION.-

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.