EL GOBIERNO DIO DETALLES DE LA ENTREGA DE 5 TONELADAS DE UREA A LOS PRODUCTORES QUE SEMBRARON HASTA 150 HECTAREAS DE TRIGO Y MAIZ.

0 0
Read Time:4 Minute, 0 Second

Jorge Neme, secretario de Planificación del Desarrollo y la Competitividad Federal, y el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, explicaron que la iniciativa beneficiará a 32.000 agricultores de trigo y 44.000 de maíz; el fondo será de US$30 millones.

El secretario de Planificación del Desarrollo y la Competitividad Federal, Jorge Neme, anunció el lanzamiento del Plan de Fertilización para Trigo y Maíz. Será a través de un programa que contará con fondos del Banco Mundial y estará destinado a productores que sembraron hasta 150 hectáreas de trigo y maíz durante la campaña 2022/23, y que fueron afectados por la sequía. El Gobierno también definió cómo quedará el esquema de las retenciones a las economías regionales desde el próximo mes.

“El Gobierno adelantó que va a cooperar con el plan de fertilización de trigo y maíz centrando el apoyo en pequeños productores. Hemos presentado la problemática ligada a la sequía al Banco Mundial, y en el marco de la emergencia de la sequía se decidió apoyar con 5 toneladas de fertilizantes [urea] a productores de hasta 150 hectáreas, que sembraron trigo y maíz de las provincias declaradas en emergencia agropecuaria en la campaña 2022/23″, dijo el funcionario durante la conferencia de prensa en la Secretaría de Agricultura este mediodía, donde también se dieron detalles del plan de Sergio Massa para que se acelere la venta de soja.

En esa línea, explicó que esto va a beneficiar a 32.000 productores de trigo y 44.000 de maíz. “Esto va a contribuir a una mejora de la productividad. Estos productores van a poder continuar con su plan de fertilización”, siguió. La operatoria, explicó, se va a hacer a través de la página de la Secretaría de Agricultura, donde los productores podrán inscribirse y se les entregará una orden para retirar la urea en un depósito cercano a su establecimiento.

Los programas van a estar financiados por el Banco Mundial y tendrán una inversión total de 30 millones de dólares. En rigor, 15 millones de dólares serán destinados a través del Programa Girsar y los otros 15 millones de dólares dentro de AgroXXI.

Por su parte, el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, explicó que esto se dará en el marco de la asistencia por la sequía. “Hemos invertido 9,4 millones de pesos, y en distintos programas hemos establecido fortalecimiento a sectores productivos o en asistencias por la crisis que han pasado los productores por la sequía 53.746 millones de pesos. A través de estos programas hemos llegado de manera directa o a la cuenta que ha dispuesto el productor a 16.473 en el país. A esto hay que agregarle los fondos rotatorios para productores, cooperativas y los alcances de la ley de emergencia agropecuaria y las transferencias a las provincias para que lleguen a asistir a los productores”, mencionó. En total, dijo que la inversión que han hecho por la emergencia agropecuaria es de 200 millones de dólares.

Economías regionales

El secretario Bahillo explicó que la otra medida iba en el marco de las políticas productivas que tienen que ver con eliminar o terminar de manera importante con las retenciones a las economías regionales. “Esto está en consonancia con las medidas que se han tomado durante este Gobierno en los últimos tres años. Hay antecedente del decreto 1060 de 2020 y del decreto 410 de 2020, que ya se avanzó en ese sentido. En esa circunstancia vamos a avanzar en la eliminación para seis economías: del arroz, maní, tabaco, industria forestal, vinos y mosto, aceite esenciales y cáscara de naranjas”, enumeró.

Según dijo, el concepto no obstante es dejar algunas alícuotas que son menores a las actuales en los productos primarizados, pero que no tienen ningún valor agregado.

Esta decisión forma parte de una promesa de campaña que había hecho el ministro de Economía, Sergio Massa, en la Rural, en julio pasado. Tal y como había revelado La Nacion en exclusivo, a partir de septiembre habrá una quita y reducción de las alícuotas de los productos que mayor valor agregado tengan. La medida, en rigor, tendrá un costo fiscal de US$172 millones.

“Hay una mejora en todas las posiciones arancelarias de todos los productos y subproductos de estas economías. En algunas la mejora es a cero y en otras la rebaja es de dos o tres puntos con unos conceptos que nosotros compartimos, de generar condiciones que favorezcan a aquellas empresas o industrias que generen un incentivo, mano de obra y exportaciones con un valor agregado. El incentivo es gradual, a mayor valor agregado va a ser menor la retención. Si no hay valor agregado la retención será menor, pero no es cero”, argumentó el secretario.

Por: Belkis Martínez.-

LA NACION.-

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

About The Author

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *