LA AVANZADA DE BRASIL:COMO SE AFIANZA COMO POTENCIA AGRICOLA Y CUAL ES SU NORTE

Buena sintonía con el gobierno de Jair Bolsonaro, foco en el negocio y fuerte apuesta por la incorporación de tecnología para mejorar los resultados.
Esos tres factores pintan lo que está pasando hoy en el campo
de Brasil pudieron palpar en toda su magnitud durante
Agrishow,
la muestra de maquinaria agrícola realizada la semana pasada en esta ciudad, ubicada a poco más de 300 kilómetros de
San Pablo. Una distancia donde el cultivo de caña, que en todo Brasil ocupa una superficie de unos 10 millones de hectáreas, domina el paisaje en el trayecto hasta Agrishow. 
   
En Agrishow, entre cuyos organizadores está la
Asociación Brasileña de la Industria de Máquinas y
Equipamientos (Abimaq) y fue una feria que movió negocios
por unos 2900 millones de reales (US$725 millones), un 6,4% más que en la anterior edición, los productores están en una
especie de luna de miel con Bolsonaro. 
   
«La zafra es buena (la cosecha se prevé que termine en unos 228,4 millones de toneladas, por encima de los 221 millones de la campaña anterior) y nosotros estamos con un 20% más de
pedidos porque el productor confía en el gobierno»
señaló Oscar Benedito, un técnico de la firma de maquinaria
agrícola Jacto, referente en este país. 
   
Para el mercado total de maquinaria agrícola se espera en 2019 una suba de 40% en cosechadoras (contra el ciclo anterior
rondará las 5000 a 6000 máquinas) y de 25% en tractores
(versus 2018 fluctuará de 37.000 a 43.000 equipos), con un
promedio general aumentando un 10 por ciento en toda la
industria. El año pasado el mercado total, incluyendo
operaciones internas y también exportaciones, se ubicó en unos US$4000 millones. 
   
Al presidente brasileño los productores le valoran desde su iniciativa para una reforma jubilatoria que buscaría hacer más
equilibrado un sistema hoy con fuertes desajustes hasta su
proclamada lucha contra la corrupción y sus críticas a las
ocupaciones de tierras, además de su mirada para buscar más
acuerdos comerciales. 
   
Del Mercosur los productores brasileños dicen que no se quieren ir, pero reclaman ajustes. Algunos sostienen, desafiantes, que más allá de la cuestión climática, Brasil hoy podría producir más trigo en Paraná y otras regiones (ese país tiene una cosecha de unos 5,5 millones de toneladas y debe importar más de
6 millones). 
   
 «Es excelente la valoración que hay sobre Bolsonaro; además, habla la lengua de los agricultores y está en contra de las
invasiones de tierras», precisó Humberto Tavares, productor
agropecuario. 
   
Los productores tienen buena sintonía con el presidente
Jair Bolsonaro Los productores tienen buena sintonía con el
presidente Jair Bolsonaro 
   
Gastón Trajtenberg, expresidente de John Deere en la
Argentina y actual director de ventas para América Latina
desde Brasil, remarca también que «ha crecido la confianza del agricultor con el cambio de gobierno». 
   
Agrega que sigue la disponibilidad de crédito, la expansión de
áreas, como en el nordeste y el norte, y se apuesta a más rinde.No sorprende ver por aquí sojas que tocan los 50 quintales por hectárea. 
   
El dato que tal vez más grafica lo que menciona Trajtenberg es un índice. Es el llamado Índice de Confianza del Agronegocio (Icagro), de la Federación de las Industrias del Estado de San
Pablo (Fiesp), que está en el nivel más alto de los últimos seis
años. El ejecutivo destaca el funcionamiento de un «entramad
de financiamiento» que impulsa el clima de negocios. 
   
El productor brasileño está pagando tasas que van del 7,5% al 8%. Consideran que es un valor elevado contra un 4 a 5% de
otros años, pero igual mantienen el ánimo inversor. Muchos se apuraron a hacer compras en la feria para aprovechar esas tasas antes de que haya una suba. 
   
Cuando visitaron la exposición, Bolsonaro y su ministra de
Agricultura, Tereza Cristina, anunciaron créditos por unos
US$400 millones entre un seguro para contingencias climáticas y la adquisición de equipos agrícolas. 
   
«Aquí la parte ganadera también está reaccionando
positivamente. Hay buenos precios para la carne y se está
estimulando la retención de hembras. Además, la crisis en China por la peste porcina es una oportunidad», contó Tavares.
   
Que Brasil tiene puesto el foco en el negocio del agro lo
demuestran otros puntos. En infraestructura, por ejemplo,
los productores y empresarios están expectantes por concesiones para vías navegables y férreas que tiene en carpeta el
gobierno de Bolsonaro. 
   
«El 80% (de la producción) se transporta por camión, necesitamos más vías navegables y férreas», apuntó João Carlos
Marchesan, presidente de Abimaq. Desde muchas regiones una tonelada de soja debe recorrer más de 2000 kilómetros para poder llegar a los puertos. 
   
En Brasil, según ilustró Pedro Estevão, presidente de la Cámara Sectorial de Máquinas y Equipos Agrícolas, la carga tributaria «llega al 34%» para la actividad y en este punto también hay expectativas. «Estamos viendo con esperanzas las reformas del gobierno en las jubilaciones, lo tributario y luego para la parte política», apuntó Francisco Matturro, presidente de Agrishow y vicepresidente de la Asociación Brasileña de Agronegocios (Abag). 
   
Hubo más de 150.000 asistentes a la muestra Hubo más de 150.000 asistentes a la muestra 
   
Otro punto donde se mira Brasil es la conectividad. En Brasil, el 86% de la población, sobre un total de unas 210 millones de personas, vive en áreas urbanas. 
   
Un grupo de firmas del sector (Baldan, Jacto, Jumil, Tatu Marchesan, MIAC, Stara y Vence Tudo) crearon lo que dieron en llamar el «Banco de Datos Colaborativos del Agricultor» (BDCA). 
   
El BDCA busca integrar los datos generados por los equipos y
sensores de todos los fabricantes, con acceso otorgado por los
productores. La idea es que todos los datos estén en un único
lugar y se almacenen en un banco de datos o nube.
El productor
tendrá autonomía para decidir qué información compartir. 
   
Para los fabricantes, se trata de una chance para compartir parte de los datos generados en los campos para luego atender demandas de los productores. 
   
En la feria, Case realizó una demostración muy concurrida por los productores de su AFS Connect, un sistema que permite no
solo llevar adelante y tener en la mano el manejo de toda una flota de maquinaria en tiempo real y tomar nota de alertas, sino hacer una gestión agronómica del establecimiento.
Fuente: La Nación

About Juan Barrios