LA INDUSTRIA FRIGORÍFICA EN UN CONO DE SOMBRAS

El cierre parcial de exportaciones de carne determinado por el gobierno y el posterior acuerdo mantenido con los frigoríficos exportadores está provocando un freno en la actividad, con plantas que empezaron a mermar su nivel de faena que podría redundar en despidos y suspensiones de personal.

El cierre parcial de exportaciones de carne determinado por el gobierno la pasada semana mediante la  Resolución 408/2021 y el posterior  acuerdo mantenido con los frigoríficos exportadores está entrando en un cono de sombra del que será difícil salir.

La industria frigorífica exportadora de carne vacuna muestra un freno en la actividad, con plantas que empezaron a mermar su nivel de faena lo que podría redundar en despidos y suspensiones de personal.

La medida del gobierno , con la avenencia de la industria exportadora , no solo motivó el cierre del 50% de la exportación sino también la puesta en marcha de un sistema de cuotificación que dejó afuera a exportadores sin planta y que puso  en manos de 25 empresas el 90 % de los envios , con el riesgo que conlleva en el manejo de los precios y de la operatoria.

Los directivos de las plantas frigoríficas se preparan para un nuevo panorama y si bien no se conocen -al menos por ahora- despidos, el freno al ritmo de trabajo empieza a ser una realidad a todas luces incontrastable.

A esta situación , se le debe sumar que existen 15.000 toneladas de carne producidas, de las cuales 5.000 ya estaban en el puerto para embarcar y otras 10.000 a la espera de buques. El gobierno obligó a las empresas a llevar los contenedores a las plantas, descongelar la carne , sacar los 7 cortes prohibidos, lo que implica descongelar un producto que ya estaba congelado y que , en muchos casos, no va a servir mas, mostrando según analistas del sector » un desprecio por la actividad privada y por el valor del trabajo» sin limites .

El gerente de la Cámara de Frigoríficos de La Provincia de Santa Fe, Sebastián Bendayán, admitió que «hay faenas paradas y revisión de contenedores; había declaraciones juradas autorizadas y hay marcha atrás sobre esta situación». 

Algunos especialistas entienden que los  exportadores que firmaron el acuerdo son los grandes responsables de lo que está pasando .porque negociaron por fuera de la mesa de carnes, consiguiendo algunos de ellos beneficios que con el correr de los días se fueron transformando en escollos que empiezan a ser insalvables.