LA PRÓXIMA SEMANA, ALERTAN QUE FALTARA ACEITE SI SIGUE EL PARO DE GREMIOS DEL SECTOR

En la próxima semana el abastecimiento interno de aceite podría empezar a resentirse si no hay una solución para el paro que afecta a los puertos y plantas aceiteras, según advierten en el sector industrial. Además, podría verse afectado el suministro de subproductos que se usan para la producción de cerdos y pollos.

Después de ocho días de paro, continúa la medida de fuerza en las empresas y terminales portuarias por un reclamo salarial de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (Ftciodyara), la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara) y el sindicato aceitero Soea, de San Lorenzo, Santa Fe.

El lunes pasado, hubo una reunión de los sindicatos con la industria agrupada en la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) en el Ministerio de Trabajo de la Nación, pero todo terminó en fracaso. En Ftciodyara, por ejemplo, señalan que desde entonces no hubo más contactos y en la industria también sostienen que no hay nuevas negociaciones.

En este contexto, además de que los exportadores no pueden cargar granos y subproductos que deben despachar al exterior por US$1600 millones, en el sector destacan que hay complicaciones en plantas envasadoras que deben recibir aceite y no lo pueden hacer.

«Un paro tan prolongado inevitablemente tendrá un impacto en el mercado interno generando complicaciones en la llegada al consumidor de productos importante como los aceites e incluso en la producción de pollo y cerdo», dijo a La Nacion Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara de Puertos Privados Comerciales.

Zubizarreta destacó que debe haber una mesa de diálogo, pero con las empresas operando. «Es fundamental que el Estado arbitre en el conflicto minimizando los impactos para las cadenas agroindustriales y para la economía toda. Necesitamos que se arme una mesa de diálogo con los puertos y las fábricas funcionando», indicó.

Una fuente ligada a Ciara explicó: «Hay algunas empresas que están teniendo problemas de entrega, otras están operando con stock, pero el abastecimiento se va a comprometer en los próximos días».

«Las empresas proveedoras no pueden recibir aceite ni refinar, embotellar ni despachar, así que solo atienden con el stock; la próxima semana habrá ya problemas», agregó la fuente consultada.

Daniel Yofra, secretario general del gremio Ftciodyara, expresó una versión distinta a la del sector industrial y no ve problemas para el abastecimiento.

«Las empresas tienen stock y si desabastecen sería una especulación más como muchas veces ocurre que desabastecen y no hay conflicto», opinó.

«Aparte, Aceitera General Deheza (AGD) en Córdoba no paró, porque los compañeros de ahí decidieron no parar. Estamos tranquilos que no va a haber desabastecimiento», agregó.

En una empresa del sector consultada dijeron que por ahora no ven un problema de abastecimiento, «salvo en alguna boca», pero anticiparon que si el conflicto no se resuelve para Navidad «va a ser un problemón».

«Nosotros trabajamos con 20 días de abastecimiento, por ahora no va a haber problemas, pero si el paro sigue una semana más va a haber un quiebre (en el suministro)», dijeron en esa empresa.

Mientras las industrias alertan por problemas, en un gremio aceitero dicen que las firmas tienen stock
Mientras las industrias alertan por problemas, en un gremio aceitero dicen que las firmas tienen stock Fuente: Archivo

El prolongado paro generó una fuerte repercusión dentro de la cadena agroindustrial, donde no solo se teme por el impacto en el ingreso de divisas y los posibles problemas para el abastecimiento de granjas de pollos y porcinas que usan subproductos como el pellet de soja, sino también porque se trabó el traslado de la cosecha de trigo y cebada a los puertos.

En un comunicado la Mesa de Enlace expresó su «alarma ante la paralización de los puertos cerealeros de todo el país que ya lleva una semana e impide la normal operatoria del comercio exterior».

La agrupación le pidió al Gobierno que «implemente las mesas de diálogo o las instancias necesarias para destrabar este conflicto que continúa irresuelto y perjudica, cada día que pasa, al sector y a la Nación».

«Los principales afectados por esta medida gremial somos los productores agropecuarios, que estamos en plena cosecha de trigo y de cebada, gran parte de la cual se destina a la exportación, a través de los puertos que hoy se encuentran cerrados. De persistir la medida de fuerza, terminará impactando aún más sobre las exportaciones de productos emblemáticos para nuestro país hacia mercados del exterior e importantes destinos comerciales, disminuyendo el ingreso de divisas, afectando la reactivación y el empleo, y mancillando la reputación de nuestra Nación como proveedora y socia comercial confiable, en favor de nuestros competidores más cercanos», señaló la Mesa de Enlace.

Por su parte, las entidades que agrupan a las cadenas por cultivos (Maizar, Acsoja, Argentrigo y Asagir) pidieron que el Gobierno arbitre por un acuerdo y advirtieron: «Desde hace más de una semana una medida de fuerza tiene paradas las exportaciones agroindustriales de la Argentina. Ello sucede en plena cosecha fina e impacta fuertemente al productor, pero también implica un enorme perjuicio para todos los productos y cada eslabón de todas las cadenas agroindustriales. Además, trasciende a las mismas y daña profundamente al país pues corre riesgo la entrada de divisas y el abastecimiento del mercado interno de varios productos fundamentales como los aceites, pollos y cerdo».

Por: Fernando Bertello.-

LA NACION.-

About Juan Barrios