LOS HOSPITALES, ESCUELAS Y CUADRAS DE PAVIMENTO QUE UNA REGIÓN DEJA DE TENER POR LAS RETENCIONES

Con un año de lo que tres ciudades de la región agrícola núcleo pagan de retenciones, se podrían financiar 10 hospitales, 100 escuelas y 7300 cuadras de pavimento. Esa fue una de las conclusiones a las que llegó un estudio elaborado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) que puso en cifras lo que las retenciones les quita a las ciudades y regiones del país.

El relevamiento se realizó en tres localidades del interior de la provincia de Buenos Aires: Pergamino, Salto y Rojas, que están agrupadas como «Región Pergamino», pero igualmente es aplicable a otros grupos de ciudades, regiones o zonas productivas del país.

Según el estudio, la producción de soja, maíz y trigo de la zona analizada tiene un valor de US$1223 millones y genera un aporte de retenciones de US$295 millones, que si se suman otros impuestos nacionales, provinciales y municipales, el aporte tributario total alcanza los US$437 millones.

«La presión tributaria promedio a nivel país es de casi el 30%, sin embargo, en la región analizada alcanza el 38% en el caso del maíz, el 41% en el trigo y el 53% en la soja», destaca el documento.

Para David Miazzo, economista jefe de la fundación, la discusión sobre los derechos de exportación a la producción agropecuaria suele estar enfocada en el rol fiscal que cumplen y en los impactos negativos que pueden generar sobre las exportaciones agropecuarias del país, «sin embargo, no se suele tener en cuenta cómo afectan a las regiones productivas».

Asimismo, se mostró las inversiones en industrias, producción y generación de empleo que podrían hacerse con esos recursos que se van a través de las retenciones. «En sólo un año de impuesto a las exportaciones de una región, alcanzaría para instalar una planta de bioetanol, 10 plantas eléctricas de biogás, un molino harinero, 10 granjas de cerdos, un frigorífico de cerdos y otro de bovinos», señaló el trabajo.

Lo que se llevan las retenciones de Pergamino, Rojas y Salto
Lo que se llevan las retenciones de Pergamino, Rojas y Salto

Según FADA, con un año de dicho impuesto, se pierde la posibilidad de generar 3500 empleos anuales en cada región productiva. Para César Belloso, productor agropecuario y miembro de la FADA por Pergamino, «los resultados dan cuenta del impacto regional que tienen este tipo de impuestos, muestra contundentemente la cantidad de recursos que parten de las regiones y no vuelven».

Otro dato relevante es que un año de recaudación del impuesto a las exportaciones equivale a cuatro presupuestos municipales en un partido como el de Pergamino, extrapolable a otras similares. La Región Pergamino cultiva más de medio millón de hectáreas de soja, maíz y trigo, y produce casi cuatro millones de toneladas de granos. Eso equivale a 1 de cada 10 toneladas de los granos de toda la provincia de Buenos Aires.

El aporte de cada partido en concepto de derechos de exportación equivale a cuatro veces el presupuesto municipal de Pergamino, 4,4 el de Salto y 4,8 el de Rojas. «Otro ejemplo de lo que pierde la región por los impuestos a la exportación, es que el aporte equivale a reconstruir y estabilizar 3600 kilómetros de caminos rurales por año», indicó.

«Con las retenciones se pierden inversiones en salud, educación, seguridad como así también empleos. Todo esto tiene un impacto negativo para las posibilidades de desarrollo local integral», concluyó Belloso.