RECHAZO UNÁNIME DE ENTIDADES AL CIERRE DE EXPORTACIONES DE CARNE VACUNA

Diferentes instituciones suman sus voces al reclamo, que uno a uno encadenan un rechazo masivo a la medida del gobierno nacional.

Ya conocida la decisión del Gobierno Nacional de cerrar por 30 días las exportaciones de carne vacuna argentinas, las declaraciones del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y la confirmación del Cese de Comercialización propuesto por la Mesa de Enlace, entidades y cámaras de diferentes rubros se sumaron al rechazo a la medida.

Por el lado de las entidades, desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), ya se declararon en estado de “alerta y movilización” asegurando que “a menos de dos años de la administración, al Gobierno se le han acabado las ideas para poder morigerar el aumento de los alimentos (provocado principalmente por el desmanejo en las variables macroeconómicas –inflación-), y pretende resolverlo aplicando recetas que ya han sido aplicadas y han fracasado, y cuyos resultados toda la ciudadanía conoce”.

La Asociación Argentina de Productores Autoconvocados (AAPA), quienes no se consideran representados por las históricas entidades del agro, afirmaron que la decisión del gobierno es “una receta electoralista que perjudica a los productores y no beneficia en nada a los consumidores“.

Recordando lo que sucedió en 2006 en el mercado de las carnes, con una medida similar a la impuesta actualmente, los autoconvocados detallan que “la primera temporada arrancó con carne barata para todos durante unos meses”, luego “subió el precio por la falta de oferta”, que decantó en “una pobreza sin control”.

“Con la comida no se jode señores del gobierno!”, concluyeron los productores.

Para la Federación Argentina de la Ingeniería Agronómica Argentina (FADIA), la Federación Veterinaria Argentina (FEVA) y la Federación de Colegios y Consejos de Veterinarios de la República Argentina (FECOVET), “esta medida afecta a profesionales de las ciencias agrarias y veterinarias, productores, transportistas, semilleros de forrajeras, contratistas rurales, fábricas de alimentos, balanceados, trabajadores de la industria frigorífica“.

Y concluyeron: “El consumidor debe saber que el sector ganadero no es formador de precios y que medidas como estas desalientan las inversiones y el trabajo”.

David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) manifestó al respecto que “el freno a las exportaciones de carne vacuna no bajarán la inflación, porque la inflación no se origina en el precio de la carne, se origina en la emisión monetaria. No sólo sube el precio de la carne, suben todos los productos y servicios de la economía. No tenemos un problema de precios, tenemos un problema de moneda, cada vez se necesitan más pesos para comprar la misma cantidad de carne, nafta o tomates“.

Para la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), la disposición del gobierno “afectará el nivel de empleo directo e indirecto en todos los eslabones de la cadena, generará un daño innecesario al productor en la categoría vaca conserva y manufactura que no tienen consumo interno ni en carnicerías ni en supermercados y representan más del 70% de las exportaciones actuales“, y por este motivo instaron al “Sr. presidente de la Nación a rever esta decisión y retomar el camino del diálogo y consenso”.

La Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (CAENA) comunicó al respecto que “la exportación de carne vacuna no genera inflación, por el contrario, es una actividad que genera divisas para el país, puestos de trabajo y mayor producción. Exportar es la solución y no el problema”.

El “rechazo categórico” de la Cámara se argumenta además en que “perjudica a toda la industria de forma directa e indirecta, desincentivando las inversiones y generando un efecto negativo a corto, mediano y largo plazo“.

Cabe destacar que hasta el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti se manifestó en contra de la medida nacional, siendo que él integra el mismo bloque político del oficialismo.

VEA TAMBIÉN – PEROTTI SE OPUSO AL CIERRE DE EXPORTACIONES DE CARNE Y SE DESATÓ LA POLÉMICA EN LAS REDES

La Fundación Barbechando tituló su opinión “Otra vez sopa”, y explicó que “hoy se quebró la esperanza de miles de familias que están involucradas en la industria de la carne (productores ganaderos, personal rural, personal de frigoríficos, transportistas y consumidores), argentinos que generan miles de trabajos genuinos, movilizan la actividad de pueblos y ciudades, y generan divisas que son tan importantes para el país. Una medida de esta magnitud destruye la confianza y genera desaliento“.

Desde la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor), aseguraron que con estas medidas estamos “condenados a la pobreza”, explicando que en el caso particular “acá en el NOA, necesitamos de la ganadería porque se realiza en zonas donde la agricultura es inviable. Porque genera trabajo en zonas aisladas, futuro a los jóvenes y arraigo a sus tierras”.

“Ya la pandemia y las erradas medidas del gobierno dejaron a miles de argentinos sin trabajo”, afirman desde la Asociación y se preguntaron: “¿Cuántos más agregará este exabrupto del presidente?“.

Carnes

Las asociaciones más importantes de criadores de razas argentinas, como lo son Angus, Hereford, Limousin, Braford y Brangus, entre otras, lanzaron un comunicado conjunto solicitando “a las autoridades nacionales rever esta decisión que en la difícil situación actual llena de incertidumbre y angustia a miles de familias argentinas y sin dudas aumentará la pobreza ante la caída de una actividad que genera gran cantidad de empleos”.

Curioso es el caso del Rosgan, que este jueves 20 de mayo iba a estrenar una nueva unidad de negocios denominada “Rosgan Faena” que estaba destinada al consumo y la exportación de ganado, pero que tras la decisión del gobierno nacional “el mercado decidió postergar este esperado lanzamiento”.

Para Víctor Tonelli, reconocido consultor privado del mercado de hacienda, la medida del gobierno “es un disparate” y afirmó que “es una medida absolutamente sorpresiva y que no tiene ningún fundamento técnico, comercial, ni de búsqueda de resolver problemas. No se entiende que hayan decidido algo de esta magnitud sin razones”.

Desde la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca (AGA) ya confirmaron su adhesión al Cese de Comercialización propuesto por la Mesa de Enlace, que se llevará a cabo entre el jueves 20 de mayo al viernes 28 de mayo inclusive y aseguraron que “el gobierno no debe recaer en dogmas obsoletos: la inflación y la elevada presión impositiva, fruto de una mala administración de los fondos públicos, son los factores a corregir al momento de hablar del precio final de los alimentos“.

La Cámara de la Industria y Comercialización de Carne (CICCRA) también se opuso “terminantemente al cierre de exportaciones de carne vacuna”, afirmando que “la medida carga de responsabilidad por la inflación a un sector que no es formador de precios, ni responsable de la suba constante de los mismos, sino una víctima más, como el resto de los sectores económicos del país y, sobre todo, los consumidores”.

Para la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), “es absolutamente intempestiva la decisión porque todos los actores tienen prevista su producción y asumidos compromisos de entregas lo que representara incumplimientos contractuales”, y sin ir mas lejos recordó que vence “el 30 de Junio el periodo de cumplimiento de cortes Hilton con beneficios arancelarios“.

“Esta medida hará perder la oportunidad de aprovechar esos beneficios arancelarios y serán menores ingresos de divisas al país”, concluyeron.

El Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), si bien remarcó que la importancia de la búsqueda gubernamental de a “ordenar el sector, restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal“, informó que “las restricciones comunicadas en nada colaborarán para su alcance“.

Cabe destacar que desde ABC habían reafirmado hace unos días nada más el acuerdo con el Gobierno Nacional para extender el programa de “precios accesibles” de carne vacuna, con lo cual se puede decir que son el sector más cercano al gobierno y a su vez, uno de los más afectados por la nueva medida.

Para la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) reafirmaron que su posición de mejor oferente para el mercado interno, afirmando que “nuestro sector es responsable del 80% de la faena destinada al mercado interno, y puede aportar ideas para llegar a la mesa de los argentinos“.

Separándose del acuerdo entre gobierno y ABC, los matarifes explican que “quedó por demás claro que hasta el momento, las autoridades solo escucharon la campana de los exportadores y lejos de encontrar soluciones, se suma un nuevo capítulo de desencuentros, en donde los únicos perjudicados son los sectores de la población con menores recursos”.

Por último, el titular de la división de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Eduardo Rodríguez, indicó que “intentar frenar la inflación a través de una medida que en el pasado no ha dado buenos resultados, implica condenar el presente y el futuro de uno de los sectores más pujantes de la economía nacional“.

Y finalizó: “Antes de poner tanto en juego y tomar decisiones drásticas, antes de tener que dar un paso al costado y dejar los mercados en manos de nuestros competidores, analicemos la conformación de los precios al interior de cada una de las cadenas de valor”.