SE INICIA CON PARAGUAY LA CERTIFICACION ELECTRONICA EN EL COMERCIO DE VEGETALES

Esta herramienta llega en minutos a destino y elimina el uso de papel en la exportación e importación en el rubro entre ambos países.

Argentina y Paraguay iniciaron hoy la certificación fitosanitaria electrónica para la exportación e importación entre sí de todos sus productos y subproductos de origen vegetal.

 

De esta forma, Paraguay se suma al uso del Certificado Fitosanitario Electrónico (e-Phyto, por sus siglas en inglés), que en nuestro país expide el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) para el intercambio de productos vegetales que la Argentina ya realiza con Chile, Estados Unidos, Sri Lanka y Costa Rica, informó el Senasa.

 

Se trata de una herramienta que favorece un comercio internacional de artículos reglamentados de origen vegetal de manera fácil, transparente, confiable, digital y sin papel.

 

«La implementación de esta herramienta trae importantes beneficios que tienen que ver con la reducción de costos, tiempos y de documentos fraudulentos y eso, a su vez, lleva a que el proceso de liberación de mercaderías se acelere», explicó Diego Quiroga, director nacional de Protección Vegetal del Senasa, organismo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y pesca de la Nación.

 

El desarrollo del «Sistema e-Phyto» es una iniciativa de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) que alienta su implementación ante las Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitarias (ONPF) de los países contratantes.

 

Con la implementación de esta herramienta, una ONPF exportadora – por ejemplo el Senasa – puede transferir certificados e-Phyto mediante un sistema seguro al «Hub» (sistema central de intercambio de certificados de la CIPF) el cual transfiere ese certificado al «buzón» del país importador que hay en el Hub, de donde lo puede recuperar la ONPF del país importador.

 

El Hub requiere que todos los países que participen en el intercambio de certificados e-Phyto utilicen un envío estandarizado de mensajes para la transmisión y recuperación de los certificados electrónicos. Esto elimina la necesidad de múltiples acuerdos bilaterales de acceso y permite participar a todos los países que lo deseen.

 

Durante 2020 Argentina y Paraguay intercambiaron más de 13.000 certificados fitosanitarios en operaciones comerciales, que ampararon exportaciones argentinas por 206.000 toneladas; de las cuales más de 55.000 toneladas corresponden a papa; 34.000 a cebolla y casi 30.000 a naranja. Así como también, envíos de Paraguay de soja, banana y yerba, entre otros.

 

Nuestro país lidera el proceso de implementación del e-Phyto a nivel mundial. En ese sentido, ya se encuentra intercambiándolos con Chile (desde el 4 de mayo del 2020), EE.UU. (desde el 7 de julio del 2020), Sri Lanka (desde el 7 de agosto del 2020) y con Costa Rica (desde el 9 de diciembre del 2020). Con todos estos países la certificación fitosanitaria es 100% electrónica.

 

Desde su implementación a la fecha se llevan respaldadas más de 34.000 operaciones de exportación e importación con este sistema sin utilizar papel, señaló el organismo sanitario.

 

Hay gran cantidad de países en vías de sumarse a la certificación electrónica, que entre otros beneficios, al eliminar el uso del papel, favoreciendo el cuidado del ambiente.