SE MULTIPLICAN LOS «TRACTORAZOS» DEL CAMPO EN DIVERSAS PROVINCIAS EN RECLAMO DEL AUMENTO DE RETENCIONES

Hay protestas de productores agropecuarios en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Por la tarde, se realizarán asambleas en la ciudad entrerriana de Crespo y en la rural de Jesús María. La Mesa de Enlace no concurrirá hoy a la convocatoria del Gobierno. Crece el malestar del interior productivo por la decisión del gobierno nacional de aumentar las retenciones, algo que se suma al incremento de la presión impositiva que proponen algunas provincias a través del inmobiliario rural. Este viernes, el rechazo de los productores a las medidas se expresó a través de diferentes mecanismos de protestas. Productores autoconvocados en Bell Ville, provincia de Córdoba, y también en la ciudad santafesina de Rosario, realizaron este mediodía un tractorazos para reclamar una baja en las dietas y el gasto público de la clase política. En Córdoba hubo presencia de la dirigencia agropecuaria nacional y provincial, y de otros sectores de la economía, como el transporte. Esta tarde se organizarán dos asambleas multisectoriales: una de ellas, en Crespo, Entre Ríos, y la otra en la Sociedad Rural de Jesús María. Desde ambas reuniones, saldrán propuestas concretas para la Mesa de Enlace sobre los pasos a seguir, y un pedido de “certezas” al gobierno y a la dirigencia del campo nacional, en medio de la instancia de diálogo que se abrió esta semana entre ambas partes. El presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, Luis Magliano, aseguró en diálogo con Infobae: “Hay productores con mucho malestar, enojados y desahuciados, en relación a las medidas que ha implementado el gobierno de Alberto Fernández”. En medio de todo esto, se negocia desde la dirigencia agropecuaria de la provincia de Buenos Aires cambios en el paquete impositivo que propone el gobernador Axel Kicillof a través de aumentos en el inmobiliario rural, a pesar que se contempla la situación de los pequeños productores que serán incluidos en un mecanismo de segmentación para obtener beneficios. En contra del aumento del inmobiliario rural en Buenos Aires, hoy habrá un tractorazo en la ciudad de Bragado, en el kilómetro 211 de la Ruta Nacional N° 5. 

 En cada una de las protestas hay una coincidencia en rechazar el aumento de las retenciones y de la presión impositiva, y solicitar que la clase política acompañe el esfuerzo de todos los sectores de la economía, como el campo, que hacen su aporte al momento tan complicado del país. Y también hay un rechazo al cambio de reglas de juego en medio de una campaña agrícola que ya está en marcha. El consultor Néstor Roulet aseguró: “El Gobierno nunca debe modificar las variables luego de que el productor hizo la siembra de un cultivo, ya que de un resultado positivo al realizar la inversión hoy se encuentra que pierde dinero”. Según los datos aportados por Roulet, en esta campaña la producción de soja tendrá una pérdida en el resultado final de alrededor de 32 dólares por hectárea, donde el Estado se llevará en todo concepto por tributos USD 654 por hectárea, que equivalen al 53,41% de los ingresos brutos de dólares por una hectárea de soja. Si ese mismo ejercicio se realiza con las condiciones de hace un mes atrás, en un escenario con retenciones en el 24,7% y con Bienes personales del 0,75% del valor del bien, que ahora es del 1,25%, el productor tendría un margen positivo de USD 119 dólares por hectárea. Por otro lado, de los USD 19.250 millones que ingresarán al país por el complejo sojero de la campaña 2019/20, más de 10.000 millones ingresarán a las arcas de los Estados Nacional, Provinciales y Municipales, mientras la producción pierde 623 millones de dólares.

Molestos con la suba de las retenciones y la presión impositiva en general, los productores están realizando tractorazos en Bell Ville, en el sudeste de Córdoba, y en Rosario, donde marchan rumbo al Monumento a la Bandera.

Ver imagen en Twitter


About Juan Barrios