SENASA ACTUALIZO LA SECTORIZACION OFICIAL DE LA DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL DE LA PLAGA HLB

Las autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) actualizaron la sectorización oficial de la distribución territorial de la plaga HLB (Huanglongbing) que afecta a los cítricos.

Las áreas bajo cuarentena de HLB ahora son los departamentos Iguazú, Eldorado, General Manuel Belgrano, Montecarlo, Guaraní, Libertador General San Martín, 25 de Mayo, San Ignacio, Oberá, Candelaria, Leandro N. Alem, San Javier y Apóstoles de la provincia de Misiones; los departamentos Ituzaingó, Alvear, Monte Caseros y Bella Vista de la provincia de Corrientes; el departamento Federación de la provincia de Entre Ríos; los departamentos Formosa y Pilcomayo de la provincia de Formosa; y el departamento de Banda de la provincia de Santiago del Estero.

En tanto, las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca se mantienen como áreas protegidas de HLB, mientras que el resto del territorio argentino se categoriza como área libre de HLB. Así lo estableció la resolución 875/20 publicada hoy en el Boletín Oficial.

Se mantiene la prohibición de ingreso de fruta fresca cítrica sin proceso y de material de propagación de todos los hospederos de HLB hacia el área protegida de HLB, al tiempo que se determinó que el movimiento de fruta fresca cítrica sin proceso desde el área bajo cuarentena hacia áreas libres de HLB con presencia de Diaphorina citri (el insecto vector del HLB) debe cumplir con medidas de mitigación de riesgo fitosanitario, entre las cuales se incluyen deshojado, drench, cobertura total de la carga con lona o malla antinsectos de 50 mesh, proveer soga única y adicionar en origen un sello de seguridad (precinto) por parte de quien realiza el envío.

El Huanglongbing es una enfermedad causada por la bacteria Candidatus liberibacter –considerada internacionalmente como la enfermedad más destructiva de los cítricos– que en territorio americano fue detectada por primera vez en 2004 en Brasil. Posteriormente se expandió a regiones citrícolas de EE.UU., México y Centroamérica.

La propagación de la enfermedad se produce a través de yemas infectadas utilizadas en la injertación de nuevas plantas, además de la transmisión por medio de un insecto vector (Diaphorina citri) cuando se alimenta de la savia de las plantas cítricas enfermas. Como dicho vector se encuentra presente en la mayoría de las provincias citrícolas argentinas, se debe, por todos los medios posibles, evitar el ingreso de plantas, tierra o partes vegetales que puedan estar contaminadas con Candidatus liberibacter. La cuestión es que, una vez introducida la enfermedad, la única medida efectiva de control es la erradicación y destrucción total de las plantas enfermas y el control químico del insecto vector a fin de reducir su transmisión.

Fuente: Bichos de Campo.-