“NO SE TOMAN COBRANZAS”. EL AVISO QUE COMENZARON A RECIBIR PRODUCTORES AGROPECUARIOS Y GENERO UN REVUELO EN EL CAMPO.

0 0
Read Time:3 Minute, 56 Second

Por la incertidumbre cambiaria y electoral, el comercio de insumos del agro está prácticamente paralizado; se frenaron las cobranzas de semillas y agroquímicos.

En medio del clima de incertidumbre financiera, hay un gran revuelo en el sector agropecuario. Esto se debe a que productores agropecuarios comenzaron a recibir comunicados de las empresas proveedoras de insumos, en los cuales se les informa que, debido a la volatilidad cambiaria, no se recibirán pagos la semana que viene hasta después de las elecciones.

“Debido a la incertidumbre cambiaria previa a las elecciones y que nuestros proveedores cortaron cobranzas. No se toman cobranzas a partir del martes 17″, dice uno de estos comunicados, enviado por una destacada empresa dedicada a la comercialización de semillas y agroquímicos en el sudeste de la provincia de Córdoba.

“Estimados clientes. Debido a la postura tomada por todos nuestros proveedores hay suspensión de cobranzas, suspensión de ventas de contado. Solo se entregará mercadería con pago posterior al día 25-10-23″, informa el de otra compañía. Estos son solo dos ejemplos de algunos de los comunicados que los productores han recibido y enviado a La Nacion.

Diego Napolitano, prosecretario de la Cámara Empresaria de Distribuidores de Agroquímicos, Semillas y Afines Bonaerense (Cedasaba), asegura que la gran mayoría de las empresas van a aceptar pagos hasta el 17 de octubre por transferencia y en algunos casos, para determinados negocios, se extenderían pagos a 120 días a “dólar abierto”. Además, cada venta se analizará de forma individual, y “se prohíbe el adelanto de facturas que vencen después del 22 de octubre”, dice.

Por otro lado, detalla que “el viernes a la tarde aproximadamente el 90% de las empresas suspendió el financiamiento en pesos”.

Para Napolitano el país esta ingresando en un “un feriado virtual donde las operaciones van a ser las mínimas indispensables” y todos actúan como si hay una devaluación después del 23 de octubre”.

“Esta situación esta agregando mucha incertidumbre tanto al presente, como al futuro. En el contexto que estamos viviendo ahora esto podría llevar a un estrés en el abastecimiento de muchos productos por el temor de muchas empresas a vender algo sin saber cómo va a ser su reposición”, concluye.

En coincidencia, Sebastián Salvaro, director de Az Group, indica: “en general, la mayoría de las empresas están vendiendo insumos solo hasta mañana [por hoy]. Además, están llevando a cabo estas ventas a través de cuentas corrientes en dólares abiertas o con canje, aunque esto último indica que es poco común debido a la reticencia de los productores a vender en este contexto.

Es como si tuviéramos un feriado comercial, excepto algún cliente puntual donde están haciendo alguna actividad concreta, como retirar algún fitosanitario, alguna semilla para aquellos pocos que están sembrando maíz o algún combustible tipo gasoil que lo entregan, pero con estas condiciones de cuentas corrientes abiertas en dólares porque obviamente está afectado por al incertidumbre”, dice.

Tal como se vio, manifiesta que este comportamiento “se ha vuelto muy común”, y ya se empezó a comunicar a través de WhatsApp, con mensajes y, en algunos casos, con flyers que detallan esta situación. “Esto va muy alineado con lo estuvo pasando la última semana, pero ahora con el fin de semana largo y luego semana corta, y se agravó un poco la situación”, concluye.

Ganadería

Juan Eiras, director en Cámara Argentina de Feedlot manifiesta que “la situación es muy compleja”, cuenta que los últimos días han recibido comunicados, incluso de proveedores de productos veterinarios, que advierten que si no se realiza el pago de manera efectiva y se acredita antes del 18, quedan sujetos a ajustes de precios después de las elecciones. “No se trata de dolarizar lo que estaba en pesos, sino de indicar que podrían aplicar aumentos si el pago no se efectúa antes de esa fecha”, comenta.

Esto se suma a que desde hace dos meses los molinos que generan subproductos como afrechillo de trigo o cascarilla de soja, ya venían con una facturación en dólar oficial que se ajustaba al tipo de cambio de acreditación del pago. Sin embargo, estos días se sumó la cancelación de facturas.

Por otro lado, indica que “hay una parálisis que cada día que pasa se va generalizando, lo único que no faltó es el combustible, el resto está paralizándose”. En ese sentido, detalla que no hay quien venda maíz, tampoco subproductos de las moliendas, y tampoco repuestos, porque les informan que no tienen reposición de proveedor de fábrica.

“Está muy compleja la provisión, sumado a la dolarización de la factura y o el ajuste de las que son en pesos de no cancelarse la semana que bienes”, concluye en este sentido.

Por: Pilar Vazquez.-

LA NACION.-

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *